Analizamos los mejores medicamentos para bajar la fiebre , aunque siempre aconsejamos la visita al medico en primera instancia.

Una de las señales más evidentes de que estamos enfermos es, la mayoría de las veces, un aumento notable de la temperatura en el cuerpo, a este aumento lo llamamos fiebre. Pero no debemos confundir el aumento de temperatura relacionado con la actividad física, porque la fiebre viene acompañada de un intenso malestar y varios trastornos en el funcionamiento del cuerpo.

medicamentos contra la fiebre

Síntomas de la fiebre

Al inicio de la hipertermia podemos experimentar (además del aumento en la temperatura) incremento de los latidos del corazón, respiración más profunda, temblores, piel pálida y fría, sensación de frío extremo, piel erizada, falta de sudor, Pérdida de la concentración y un evidente malestar.

Sin embargo, una vez que la fiebre avanza podemos tener notar que los escalofríos desaparecen, la piel se calienta, la noción de temperatura se pierde, aumenta la sed, hay deshidratación, somnolencia, delirio, convulsiones, lesiones (llagas) en los labios, pérdida del apetito, debilidad muscular, dolor muscular y apatía, hasta que al fin decrece la temperatura corporal.

Causas de la fiebre

Pero debemos tener claro que la fiebre en sí misma no puede ser considerada como algo maligno, más bien es la señal de una amenaza que subyace en la manifestación de la hipertermia. En efecto, la fiebre se debe interpretar como una respuesta defensiva del organismo ante una amenaza para su integridad.

causas de la fiebre en imagen

La hipertermia es la forma en que el cuerpo humano usa el método de esterilización por calentamiento para su propio beneficio, durante la fiebre, el cuerpo se convierte en el recipiente que se debe esterilizar y en el fuego que depura el recipiente, adquiere dos personalidades simultáneas, todo en función de eliminar la amenaza.

Entre las causas de la fiebre se pueden contar infecciones provenientes de diversos microorganismos, el abuso de anfetaminas, el síndrome de abstinencia que presentan los adictos a las substancias psicotrópicas, la exposición al calor intenso que emiten ciertas máquinas y la insolación o exposición excesiva al calor solar (insolación).

Medios antipiréticos – medicamentos contra la fiebre

En vista de que puede ser demasiado peligroso para quien presenta fiebre dejar que siga aumentando la temperatura corporal, se han creado distintos medios para bajar la hipertermia, estos se pueden agrupar en dos familias: medios físicos y medios químicos o medicamentos. Los medios físicos consisten en la aplicación de una temperatura externa al cuerpo más baja que la fiebre, incluso más que la temperatura corporal normal.

Medios antipiréticos

Los medios físicos usan el principio de transferencia de temperatura entre un objeto y un fluido, donde el fluido es un medio refrigerante que quita la temperatura al objeto sólido, esto se logra por contacto o por evaporación del líquido. Es común que, en caso de fiebre, se aplique al paciente paños mojados con agua tibia, incluso hay un procedimiento más extremo donde se introduce al enfermo en una bañera llena de agua helada, pero este método es muy controvertido, porque el frío extremo estimula a que el cuerpo aumente la temperatura.

Los medios químicos o medicamentos antipiréticos son de uso más común, tienen como principio el alterar el funcionamiento de los mecanismos termorreguladores del cuerpo con el fin de que la temperatura baje. Generalmente, los medicamentos antipiréticos se consumen como pastillas por vía oral, aunque también los hay que se consumen como jarabe, solución inyectable y supositorios.

Los antipiréticos más comunes

Aspirina

aspirina contra la fiebre

El ácido acetilsalicílico, mejor conocido como aspirina, es el más conocido de los antipiréticos, incluso hay personas que se refieren a cualquier medicamento anti febril como aspirina. Se usa además como analgésico, antiinflamatorio, como tratamiento de la enfermedad de Kawasaki, la pericarditis y la fiebre reumática. La aspirina también disminuye el riesgo de muerte después de un ataque al corazón, sirve como tratamiento preventivo de ataques cardíacos y disminuye el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Ahora bien, como todo en el mundo humano, nada es perfecto y la aspirina no es la excepción, entre las desventajas o riesgos que presenta el consumo de este antipirético están el empeoramiento de la digestión (dispepsia), el desarrollo de úlceras pépticas, la perforación del estómago, el empeoramiento del asma, riesgo más alto de hemorragia y zumbido en los oídos (tinnitus).

Acetaminofen

paracetamol contra la fiebre

El Acetaminofén, también conocido como Paracetamol, es otro antipirético muy popular en el tratamiento de fiebres y dolores de leves a moderados, si bien se abrigan dudas sobre su efectividad en el tratamiento de la fiebre en infantes. Los efectos del Acetaminofén duran entre dos y cuatro horas.

El uso del Acetaminofén puede ser seguro siempre que se respeten las dosis recomendadas por el médico. Sin embargo puede producir reacciones adversas en la piel, shock anafiláctico (En raras ocasiones), en grandes dosis puede afectar al hígado y una sobredosis puede causar la muerte del paciente.

Ibuprofeno

ibuprofeno contra la fiebre

El Ibuprofeno también es un antipirético popular usado en cuadros clínicos como dolor dental, dolor de cabeza, dolores musculares, dolores por artritis e incluso se le puede dar uso tópico como tratamiento del acné en adultos. También es útil para tratar diversos cuadros inflamatorios como la pericarditis y la artritis idiopática juvenil.

Es un medicamento de baja peligrosidad siempre que no se exceda la dosis máxima recomendad por los médicos. En adultos la dosis no debe superar los 3.200 miligramos por día, mientras que en infantes no debe pasar de 30 miligramos. Sin embargo, cuando se lleva el consumo al nivel de la sobredosis, se puede experimentar dolor abdominal, náuseas, vómito, somnolencia, mareos, dolor de cabeza, zumbido de oídos y movimiento descontrolado de los globos oculares. En raros casos suceden complicaciones que llevan a la muerte, pero no está de más ser previsores en el control de las dosis de consumo diario.

Dipirona

Dipirona contra la fiebre

La Dipirona, también conocida como Metamizol, es un analgésico, antipirético y espasmolítico (tratamiento para calambres) muy potente que se comercializa con distintos nombres comerciales. Desde 1920, este medicamento se comercializó sin restricciones, especialmente en Europa, pero con el tiempo se fueron descubriendo los alcances de su toxicidad. Incluso en algunos países se prohibió totalmente su comercialización y uso.

Entre los riesgos que presenta el uso de la Dipirona están las reacciones anafilácticas, que pueden aparecer repentinamente una vez que se empieza a consumir el medicamento, también se puede experimentar hipersensibilidad cutánea e incluso se han registrado casos de neutropenia, una enfermedad potencialmente mortal que predispone al cuerpo a recibir infecciones.

Por qué es necesario bajar la hipertermia

Si bien la fiebre es un mecanismo de defensa inmunológica, debe tenerse mucho cuidado con la temperatura que se presenta en el cuerpo. A diferencia de un envase de vidrio, que tolera los cien grados centígrados sin quebrarse, el cuerpo humano es mucho menos resistente, un aumento de apenas dos grados por encima de los normales 37 ºC nos trae serios malestares, llegar a los 43 ºC lleva inevitablemente a la muerte o a daños graves en el cerebro, Aunque se han registrado casos extraordinarios de sobrevivencia después de llegar a los 45 ºC.

Conclusión

Como hemos leído, los antipiréticos pueden resultar ser una ayuda muy buena para preservar la salud, sin embargo, hay que ser cuidadosos en el uso de los diversos métodos para bajar la temperatura. Una dosis inadecuada puede llevarnos a sufrir más de lo previsto o dejarnos con más fiebre que al principio. Lo mejor es ser precavidos y prevenir la fiebre antes de combatirla.